MIG 29

 

 

EN EL GALPON DE LOS "GALLOS DE PELEA"
RUGEN LOS MOTORES DEL MIG-29

 

En 1956, el 14° Escuadrón de Caza, que contaba con los aviones interceptores Hawker Hunter, solicitó a Pedro García Miro Elguera, -gallero, artista y amigo de los pilotos del Escuadrón- que diseñara el escudo que los distinguiría. Se escogió el gallo de pelea que simboliza fina vigilancia, reflejos rápidos, equilibrio emocional, valor combativo, coraje, resistencia y picardía, connotaciones contenidas en el espíritu y fibra de los pilotos FAP.

El gallo tiene una voluntad inquebrantable de pelear y vencer, es el espíritu siempre listo a luchar hasta vencer o morir, sin condición y sin consideración de la fuerza del adversario. Por eso el Grupo Aéreo N° 6 sintetiza el coraje de este fino animal en sus lemas:

“VIVIR VENCIENDO O MORIR MATANDO”,

“SIN RAZA NO HAY GLORIA”

El Escuadrón Aéreo Nº 612

Fue creado en los años ochenta, debido a una necesidad operativa de la Unidad. Inmediatamente fue dotado del personal necesario para su funcionamiento y de aviones MIRAGE M-5P. En 1996, la FAP adquirió una nueva flota de aviones de combate de ultima generación, que garantizaban el liderazgo aeros-pacial en la región. Tras una rigurosa selección se optó por los caza-interceptores MIG-29 “Fulcrum” de fabricación Rusa. Estos fueron asignados a prestar servicios en el Escuadrón de Caza Nº 612 del Grupo Aéreo Nº 6 con sede en la ciudad de Chiclayo. Aquí sus aguerridos pilotos hacen rugir sus potentes motores.

Hoy, tras siete años de experiencia en el empleo de este letal y efectivo sistema de armas, las tripulaciones aéreas, de defensa aérea y personal de mantenimiento garantizan su eficiente empleo en cumplimiento a la misión asignada. Los pilotos de este Escuadrón realizan ejercicios de entrenamiento con aeronaves de otros escuadrones aéreos de combate, como los cazabombarderos M-2000, los Su-22 y Su-25 obteniéndose resultados muy favorables desde el punto de vista operativo y de transmisión de conocimientos y experiencia profesional. Aquí estrechan lazos de camaradería, realizan trabajo en equipo y lo que es fundamental: entrenan en el buen uso y destreza de este poderoso sistema de armas.

Durante su operación en el Perú ha demostrado ser un excelente avión de combate. El mejor preparado del mundo para el combate cerrado, capaz de realizar espectaculares maniobras que los cazas occidentales no pueden hacer. Puede incluso ser utilizado en pistas poco preparadas. Es sencillo, de gran potencia, maniobrabilidad y poder de fuego (aumentada con el empleo de los visores de casco). Esto, acompañado de un alto grado de entrenamiento alcanzado por las tripulaciones que los operan, dan como resultado un arma letal para cualquier tipo de amenaza. A menudo se le compara con su contraparte occidental más cercano, el F-16.

El MIG-29 es mundialmente reconocido como uno de los mejores aviones en su género, con capacidades de ataque aire/aire y aire/tierra, la cantidad de armamento con la que cuenta es muy variada y sofisticada, para el rol de interceptor cuenta con mísiles de corto, mediano y de largo alcance, asimismo para el rol de aire/tierra cuenta con bombas convencionales, lase-ricas, mísiles guiados y mísiles antiradar. Asimismo cuenta con un cañón incorporado de calibre 30 mm. Los conjuntos de armas, pueden ser lanzados usando el Sistema Opto electrónico, el Sistema Radar y en forma convencional en caso falle uno de los primeros.

El sueño de todo piloto peruano: volar un MIG-29

El piloto de esta aeronave se encuentra siempre en alerta. Antes de volar, planea sus acciones hasta el más mínimo detalle, con la participación de los especialistas de electrónica, defensa aérea e inteligencia. Un vuelo en este de caza de última generación requiere de concentración, óptimo estado físico y mental, que permita al piloto “fusionarse con la aeronave”. Los pilotos de los MIG-29 deben resistir hasta 9G (9 gravedades), es decir nueve veces su peso y con esa presión continuar maniobrando su máquina. Además la maniobrabilidad a tan altas velocidades puede hacer perder desde la visión (black-out) hasta el co-nocimiento y eso, aunque fuera por unos segundos, puede ser fatal en una de estas aeronaves.

El traje “anti-G” que usan siempre en vuelo ayuda a que la sangre no baje tan rápido a la parte inferior del cuerpo. Al volar, el piloto debe acostumbrase a tener “conciencia situacional” en tres dimensiones: alto, largo y ancho. Hay que “sentir” el avión y guiarse por sensaciones o referencias externas para nunca perder de vista al “enemigo”, pues significaría perder el combate. El visor en el casco (HMS) es muy efectivo y resulta ser una ayuda muy útil para entrar con ventaja en el combate cerrado. Este casco unido al misil AA-11 Archer convierte al MIG-29 en un sistema de armas integrado y completo.

La instrucción y entrenamiento de los pilotos en el MIG-29

Se selecciona a los pilotos del MIG-29 tanto por su experiencia de vuelos como por sus cualidades profesionales y personales. Luego aprenden sobre ingeniería y procedimientos del avión, para posteriormente prepararse en tácticas de combate aéreo. La instrucción en tierra y el entrenamiento en el aire es diferente, ya que todo es enfocado a la parte de combate aéreo.

Todos los pilotos participan de una reunión previa (briefing), brindando opiniones y puntos de vista. Colaboran con ellos especialistas en Comunicaciones y Electrónica, Mantenimiento, Armamento, Meteorología, Defensa Aérea e Inteligencia. Tras el vuelo, se realiza el “debriefing”, en el que de los anteriormente mencionadas evalúan el desarrollo de la misión.

Las cifras logradas a la fecha por el MIG-29, son su mejor carta de presentación. Desde el año 1997 a la fecha, se realizaron más de 6,000 misiones de entrenamiento aire-aire en las modalidades de 1 vs. 1, 2 vs. 1, 2 vs. 2, 4 vs. 2 y combate aéreo cercano individual, en patrulla y escuadrilla; hemos ejecutado diversos vuelos de restitución en los cuales hemos obtenido tiempos de vuelo de más de 2 horas 30 minutos, con lo que se demuestra que el avión posee una autonomía y radio de acción suficientes para cumplir cualquier misión que le sea asignada en una eventual guerra desde misiones de escolta, patrulla aérea de combate y barrido para protección de nuestra flota de ataque y control del aeroespacio, incluso misiones de ataque estratégico a los centros de gravedad del enemigo.

Se han ejecutado diversos ejercicios de comproba-ción operativa como bombardeos aire-superficie, con excelentes resultados, demostrando que el avión es tan letal y efectivo para este tipo de misiones como lo es en el combate aéreo. El MIG-29 sigue sorprendiendo al mundo occidental desde sus primeras apariciones, por su performance, su armamento y aunque parezcas paradójico, también, por la simplicidad de su concepción.

En lo que respecta al desempeño del MiG-29 en otras Fuerzas Aéreas, se debe analizar las condiciones en las que participaron. Hay que recordar que no sólo basta tener un avión de gran performance, con armamento de última generación. Se debe contar con un Sistema de Defensa Aérea con la cobertura radárica adecuada, de comunicaciones confiables y disponibles en todo momento. El éxito del sistema de armas radica en la integración de todos sus componentes. Si un componente falla, el sistema en conjunto está degradado para el cumplimiento de la misión. Conscientes de esta necesidad: es nuestra preocupación Nº 1.

El Escuadrón N° 612 integrado a los otros escuadrones del Grupo Aéreo N° 6

Una misión de vuelo requiere de una serie de componentes: desde el Escuadrón de Mantenimiento hasta el Escuadrón de Comunicaciones y Electrónica; pero debido al tipo de misión que cumple el MIG-29, en razón de haber sido diseñado con la filosofía de “Superioridad Aérea” como único fin, las coordinaciones más estrechas y el trabajo en equipo se lleva a cabo con el personal de Directores de Interceptación del Escuadrón de Defensa Aérea Nº 608.

Las Tripulaciones Aéreas y las de Defensa Aérea deben estar perfectamente integradas para que la misión se cumpla con éxito. Así, dentro de los programas de instrucción de Pilotos se contempla el estudio de los sistemas de defensa aérea de tierra, y de la misma manera ocurre con el Programa de Instrucción de los Oficiales Directores de Interceptación, quienes deben aprender sobre las características de performance del avión MIG-29 y de su sistema de armas, asi como tambien de los sistemas de armas enemigos y conocer a profundidad las tácticas. Durante la ejecución de operaciones aéreas, pilotos y ODI´s se compenetran en la forma de ser y de pensar, de tal manera de maximizar los resultados de la misión. El entrenamiento disimilar con otros sistemas de armas (M-2000, SU-22, SU-25) es una ventaja táctica y estrategica única en la región al contar con aeronaves de gran performance de variadas funciones operativas.

 

Principal